El blog de BIZart

Un espacio de reflexión, actualidad y crónica sobre el talento, el aprendizaje y el desarrollo personal.

 

El Riesgo de liderar el Cambio

El Riesgo de liderar el Cambio

Por Carolina Bellora

En el libro “El príncipe” de Nicolás Maquiavelo nos encontramos con una reflexión muy interesante sobre la gestión del cambio: “…no hay cosa más difícil de tratar, ni más dudosa de conseguir, ni más peligrosa de manejar, que convertirse en introductor de nuevos estatutos…”.

“Convertirse en introductor de nuevos estatutos” representa no sólo el rol principal del liderazgo en las organizaciones de hoy, sino que también constituye la actividad más riesgosa, difícil y desgastante de todo líder que transita un proceso de transformación organizacional. Si estás liderando en la actualidad un proceso de cambio, te ayudamos con 6 consejos útiles para transitar la transformación organizacional sin “morir” en el intento.

1. Convertite en protagonista. Cambiar es difícil porque implica arriesgarse a dejar lo conocido en pos de lo incierto, y esto es siempre riesgoso. El líder debe estar dispuesto  compartir ese riesgo en persona. Liderar significa “estar ahí”, es “poner el cuerpo”, incluso cuando las cosas se ponen difíciles.

2. Mantenete calmado. El líder es el “piloto” que conduce el proceso de cambio. Convengamos que nadie quiere ver al piloto con un ataque de nervios mientras pasa la zona de turbulencia. No “ventiles” tus frustraciones delante de tu equipo. Si necesitás “descargar”, andá al gimnasio.

3. Pasá tiempo con tu equipo. El líder debe estar disponible para su equipo y construir relaciones personales con sus colaboradores pasando tiempo con ellos. Dedicá 5 minutos cada mañana para saludarlos, interesate por saber cómo están, y nunca desperdicies un almuerzo comiendo solo.

4. Escuchá a tus colaboradores. El proceso de influencia comienza entendiendo la posición inicial del otro. Para ello hay que escuchar con atención las preocupaciones de nuestra gente. Probá preguntarle al otro “¿Y vos qué pensás?” y sólo dedicarte a escuchar sin interrumpir. Difícil, ¿no?

5. Apoyá a tu equipo. Tu rol como líder es ayudar a las personas a cambiar y a que les vaya bien. No te vuelvas el enemigo de tu gente. Reconocé sus logros públicamente y ofrecé feedback constructivo en privado. La peor mentira del liderazgo es que “las personas son hijas del rigor”. ¡No la creas!

6. Respetá a la gente. El liderazgo no se construye ostentando autoridad sino ganando el respeto de tu gente. Evitá caer en la tentación de “bajar línea”, ya que destruye las relaciones y te convierte en “jefe”. El respeto se gana. No se puede exigir lo que no estamos dispuestos a dar en primer lugar.

En todo proceso de cambio vale la pena recordar las palabras del novelista ruso Leon Tolstoi: “Todos piensan en cambiar el mundo, pero nadie piensa en cambiarse a sí mismo”. ¡Si querés que algo cambie, empezá por vos!

BLOGOSFERA BIZART

Un espacio de reflexión, actualidad y crónica sobre el talento, el aprendizaje y el desarrollo personal.

© BIZart 2016
Buenos Aires (ARG)